Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2016.

Presentación del sello del Milenio del Reino de Almería

20160115101534-sello-de-correos-sobre-el-milenio-de-jairanal-mutasim.jpg
El acto tendrá lugar el próximo día 14 de enero  en el Patio de Luces de la Diputación de Almería

           Imagen del sello del Milenio del Reino de Almería.    La Voz   

 El Milenio del Reino de Almería quedará en el recuerdo para siempre con la edición de un sello nacional, que será presentado el próximo día 14 en Patio de Luces de la Diputación Provincial de Almería. Todo ello gracias a la iniciativa y patrocinio de las asociaciones Grupo Filatélico y Numismático Almeriense y Amigos de la Alcazaba, junto con la colaboración de este diario, La Voz de Almería.

LA VOZ, en colaboración con el Grupo Filatélico y Numismático Almeriense y la Asociación Amigos de la Alcazaba, proponen entregar con el periódico un regalo único que quedará para siempre en su memoria: el último recuerdo del Milenio del Reino de Almería.

El próximo jueves 14 de enero de 2016 Correos emitirá un sello conmemorativo de esta celebración del Milenio y su presentación se realizará en en el Patio de Luces de la Diputación de Almería.

Cuidado diseño Con este motivo La Voz de Almería se sumará a la celebración y editará el próximo jueves 14 de enero un díptico especial de cuidado diseño que se entregará gratuitamente con el ejemplar del periódico. 
Contendrá una sencilla introducción histórica sobre la celebración, varias imágenes atractivas en relación con esta etapa histórica y, especialmente, reservará un hueco para que el lector pueda colocar su sello del Milenio de Almería y su matasello correspondiente.

Un sello como broche de oro del Milenio

Un sello como testimonio del Milenio

Correos presenta el sello del Milenio de Almería

                              VIDEOGRAFÍA

PRESENTACIÓN DEL SELLO NACIONAL CONMEMORATIVO DEL MILENIO DE LA TAIFA DE ALMERÍA

La Semana Santa se descubre. El cartel será un cuadro de la Santa Cena, obra de José Manuel Olea

 16/01/2016, 07:00

La presentación se realizó anoche en el salón de plenos del Ayuntamiento por el cofrade de la Cena Ginés Valera
José Manuel Olea ante su pintura que será cartel anunciador de la Semana Santa de Almería 2016.   La Voz.   

 Aunque todavía faltan nueve semanas para el Domingo de Ramos, se ha dado ya el pistoletazo de salida para que Hermandades y Cofradías comiencen a desengrasar su maquinaria procesional y empiecen a preparar primeras levantás, ensayos de costaleros,  pregones, presentaciones de carteles, triduos, quinarios, retiros, reservar flores y cerrar las bandas que acompañarán los pasos.

El primer acto de la Semana Santa 2016 se dio anoche en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, donde, como es tradición, fue presentado el cartel anunciador de la Semana Mayor del presente año. 

Presidieron el acto el teniente de alcalde, Miguel Ángel Castellón, y la presidenta de la Agrupación de Cofradías, Encarni Molina, quienes compartieron mesa presidencial con José María Sánchez, consiliario de la Agrupación, Antonio López, secretario, y Ginés Valera, presentador.

El cartel anunciador será un cuadro de la procesión de 2015 de la Santa Cena, obra del pintor portuense José Manuel Olea. Fué presentado por Ginés Valera, cofrade de Hermandad representada.

Presentación
Comenzó Valera ofreciendo los datos biográficos de Olea para explicar a continuación: “El Misterio de la Santa Cena representa el momento en que, tras el lavatorio, Jesús, reunido con el apostolado en el cenáculo, anuncia la traición. Con gran alboroto se sorprenden por la repentina huída de Judas Iscariote, el delator, tras oír: ‘haz lo que tengas que hacer’ de boca del Maestro”.

Y prosiguió: “El autor centra todo el protagonismo en Jesús de Nazaret en su Última Cena, imagen destacada que salió de la gubia del escultor imaginero Navarro Arteaga. Para ello ha sacrificado el resto del conjunto escultórico y del apostolado del majestuoso paso de Misterio”. 

Se centró luego en la figura central del cuadro, Jesucristo: “Sus cabellos oscuros divididos en medio de la frente, se derraman sobre los hombros. Los ojos verde miel conceden una mirada dulce, profunda y estremecedora, que subyuga. La barba poblada compone un rostro mitad divino, mitad viril”. 

Y prosiguió: “Aunque en reposo, dejando caer el peso sobre el pie izquierdo, transmite energía con su gesto sublime de manos, concebidas para perdonar, acoger, sanar, devolver la vida, dar de comer al hambriento y beber al sediento o bendecir al pecador, ansioso de paz”.

Centró a continuación su mirada en “un segundo plano superpuesto, una escena nocturna que responde  a la más tradicional dramaturgia procesional de la Cofradía. Desfilan en estación de penitencia los personajes secundarios que conforman el cortejo de la Cena”: dos faroles, Cruz Guía, Escudo de la Hermandad, nazarenos...

Además de José Manuel Olea como ganador del III Concurso de Pintura con esta obra sobre la Santa Cena, también se concedió el XXXIII Premio de Fotografía, que ha recaído en Antonio Jesús Orts, con ‘Triste y sola’, dedicada a la Virgen de la Soledad. Esta imagen será portada del programa de mano de la Semana Santa de la capital.

La Semana Santa ya tiene su cartel

Presentación Cartel Oficial de Semana Santa de Almería 2016

Por Ginés Valera Escobar, Hermano de la Santa Cena

Buenas noches, muchas gracias por tan inmerecidas palabras.

Con la venia del Señor Primer Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Almería, Señora Presidenta de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Almería, Señor Delegado Episcopal para el Apostolado Seglar, miembros de la Corporación Municipal, Hermanos Mayores, Vocales de la Agrupación de Hermandades y miembros de las Juntas de Gobierno de las Cofradías,  señores galardonados en la tercera edición del concurso de pintura Semana Santa de Almería 2016, Cofrades, Señoras y Señores asistentes que han tenido a bien estar presentes en este acto en esta fría tarde de invierno. Saludo, Hermanos todos en el Señor, paz y bien.
Es todo un honor para este humilde Nazareno de la Santa Cena -y lo agradezco enormemente a la Agrupación y a mi Hermandad-  tener el privilegio de exaltar el cartel oficial de la Semana Santa de Almería 2016, obra del pintor portuense José Manuel Perea Perdiguero, que mereció por unanimidad del jurado de la tercera edición del concurso de pintura ser  reproducido a tal efecto. Vaya por delante mi felicitación también al merecidísimo primer premio de fotografía “Triste y Sola”, dedicada a la Virgen de la Soledad, obra de Antonio Jesús Orts Beltrán y al segundo premio, la fotografía “Eucaristía” que representa la última Cena, del Fotógrafo Juan Miguel Fernández Viedma, magníficas imágenes. 
La pintura ganadora no necesita ser presentada por mi torpe verbo pues en sí misma exhibe y concentra en su más pura esencia toda la grandeza y majestuosidad de la pasión almeriense en el discurrir penitencial de la Hermandad Eucarística y Cofradía de Nazarenos de la Santa Cena y María Santísima de Fe y Caridad, mi queridísima Hermandad.
 En esta sociedad cada vez más secularizada, de pérdida generalizada de valores, de adoración al becerro del oro, donde parecen imponerse actitudes laicas y de deshumanización, quizá también por nuestra grandísima culpa al  no dar los Católicos suficiente testimonio de Fe con nuestro poco comprometido comportamiento diario, no hay que apartarse de la única razón de ser de la Semana de Pasión: la piedad popular de la Semana Santa queda reflejada en las distintas escenas pasionales que componen el relato secuencial del sufrimiento y muerte de Cristo y su resurrección gloriosa, con una rica plástica de imaginería y dramaturgia procesional representada en todas las Pre-Hermandades y Hermandades capitalinas. Toda la Semana Santa se centra y gira en torno al núcleo de la Fe cristiana, es decir, el misterio pascual de Cristo, el camino de conversión al Evangelio es la prueba que da validez a cuanto comprometemos en la piedad popular. Y el Misterio de la Santa Cena  escenifica la institución del sacramento de la Eucaristía, el misterio de la Fe,  en la última cena de Jesús, memorial perpetuo de la nueva y eterna alianza, que es acompañado de cerca por su dolorosa madre, María Santísima de Fe y Caridad. 
 Con todo su esplendor, el Misterio de la Santa Cena representa el momento en que tras el lavatorio, Jesús, reunido con el apostolado en el cenáculo, anuncia la traición. Con gran alboroto se sorprenden por la repentina huida de Judas Iscariote, el delator, tras escuchar “haz lo que tengas que hacer”.
 Pero no podrá ser plenamente entendida la quintaesencia que transmite el cartel de Semana Santa una vez  descubierto, sin adentrarnos en la personalidad creativa de su autor. 
 Nace José Manuel Perea Perdiguero en 1956 en el Puerto de Santa María, bella Ciudad gaditana. Su afición a la pintura le viene de niño cuando ayudaba a su  padre, el también portuense Francisco Perea Gandulla, a  preparar la pintura al óleo con aceite, las molidas de pigmentos, el secante y las tablas con cola de conejo. Formado en la Facultad de Bellas Artes “Santa Isabel de Hungría” de Sevilla, donde se licenció en la especialidad de Pintura, con cursos de doctorado, en la actualidad ejerce como profesor de Educación Plástica y Visual en un Instituto de la capital hispalense donde compagina su actividad docente con el ejercicio artístico de la pintura, miembro activo de la Agrupación de Acuarelistas de Andalucía.
 En la Facultad estudiaría grabado, escultura, especializándose en pintura: murales, acuarelas, óleo, acrílico; en dibujo sanguina, sepia, tintas naturales…Aprendiendo de los maestros, experimentando, intercambiará distintas técnicas con los compañeros hasta alcanzar  madurez con su propio estilo: del realismo pictórico al realismo mágico. 
 Su amplísimo currículo expositivo exige referirse tanto a exposiciones colectivas realizadas en Madrid, Barcelona, Toledo, Sevilla (Galería Manuela Talaverano de Sevilla), Cádiz, El Puerto de Santa María, Benalmádena, Jerez de la Frontera, Aracena, San Fernando, Ceuta, Badajoz, Alcalá de Guadaira, Écija, Vélez, Higuera de la Sierra, Gibraleón, Sanlúcar… como exposiciones individuales en El Puerto de Santa María, Aracena, Sanlúcar de Barrameda, Sevilla y Cádiz.       Obras suyas se encuentran repartidas  en colecciones públicas y privadas tanto en España como en el extranjero.
 Entre las ilustraciones realizadas en diversas publicaciones y carteles podemos destacar el de la Romería de San Isidro de Montellano, Carnaval de Aracena, Cartel y Pegatinas de la II Semana del Medio Ambiente de Montellano en colaboración con la  Diputación de Sevilla, cuadernillos sobre Juegos no violentos del Ayuntamiento de Montellano,  ilustraciones en el ‘Libro sobre Juegos no Bélicos’ de la Diputación de Sevilla, cartel de Fiestas de la Romería de San Isidro Labrador de Montellano; Libro Creadores para la Paz de la Fundación Alberto Jiménez-Becerril; cartel anunciador de la Fiesta de los Patios de El Puerto de Santa María. Y en cuanto a la difusión de la religiosidad popular sobresalen el  cartel anunciador de la Semana Santa de la  Cofradía de la Vera-Cruz de El Puerto de Santa María; Cartel Conmemoración 450 Aniversario Fundación Hermandad de la Soledad de El Puerto de  Santa María y cartel anunciador de la Semana Santa de Canil. 
 José Manuel ha participado en multitud de concursos de dibujo y pintura a nivel regional y nacional, obteniendo un primer premio en el Concurso de Pintura “Fernando Vela” de San Fernando (Cádiz, 1992), y el “Gustavo Bacarisas” (Sevilla, 1999) o menciones honoríficas como la obtenida en 2003 en la Exposición de Otoño de la Real Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría. Siendo Accésit en los concursos de pintura rápida de El Puerto de Santa María (2007 y 2008).
      Pero centrémonos ya en la composición que nos ocupa. Contemplamos una bellísima pintura al óleo cuyo cielo nocturno ha sido trabajado a base de veladuras y transparencias sobre base seca, técnica muy utilizada en el Renacimiento. Empieza el artista de arriba abajo con pinceladas impresionistas, anchas, rápidas, ágiles…trabajando toda la gama de fríos azules, turquesas, celestes, violáceos que estallan en el cielo…consiguiendo una atmósfera nocturna con neblina que preside la luna llena. En su descenso, la pincelada certera va ganando en realismo y en rigor, cuidando mucho más el detalle.
 En su margen derecha, el autor centra todo el protagonismo principal en Jesús de Nazaret en su última cena, imagen cristífera destacada que salió de la gubia del escultor imaginero Navarro Arteaga. Para ello ha sacrificado el resto del conjunto escultórico y del apostolado del majestuoso paso de Misterio de la Santa Cena. Erguido, mayestático, rodeado de un aura mística y celestial e iluminado su figura por la luz de las tres potencias,  emerge el Señor en primer plano. Las tres potencias de oro simbolizan los rayos de luz que salen de su misma alma o aureola que rodea la cabeza de las personas divinas
Sus cabellos oscuros divididos en medio de la frente, derraman sobre los hombros. Los ojos, verde miel, conceden una mirada dulce, profunda y estremecedora, que subyuga a todos. La barba poblada y partida en dos compone un rostro mitad divino, mitad viril. Aunque en reposo, dejando caer el peso sobre el pie izquierdo, transmite energía con su gesto sublime de manos, de perfecta proporción, solo concebidas para perdonar, acoger, sanar, devolver la vida, dar de comer al hambriento y beber al sediento o bendecir al pecador, ansioso de paz.  La mano izquierda se aproxima al pecho acentuando su dolor por la traición de Judas, extendiendo la mano derecha para entregar su corazón en actitud de perdón. Y es precisamente este gesto paternal que irradia amor, la falta de crispación serena tras la traición, lo que cautivó al artista hasta el extremo de  inmortalizar al Señor de la Cena para presentarse al concurso de una Almería que le traía recuerdos agridulces por haber servido a la patria en el cuartel de Álvarez de Sotomayor, dejando un rastro de buenas amistades.
Con terciopelo burdeos, el pintor resalta la túnica que viste el Señor, bordada en oro fino, como el cinto que aprieta su cintura y cae en borlas. El pecherín de forma triangular y fileado en cordón, está ricamente decorado con adornos de hojarasca bien perfilados. Las bocamangas están ribeteadas por sendas cenefas enmarcadas por cordones, sobre éstas ampulosa decoración vegetal formada por ces, roleos y acantos. Al hombro, un mantolín verde esmeralda con destellos al cielo.
A sus pies, encontramos en segundo plano superpuesto, una escena nocturna que responde  a la más tradicional dramaturgia procesional almeriense. Con cierta perspectiva desfilan en estación de penitencia los personajes pasionistas secundarios que conforman el cortejo de la Cena. Dos faroles de alpaca  flanquean la Cruz de Guía para iluminarla en su lento avance, abriendo el desfile. De madera de raíces lleva el escudo de la Hermandad apenas intuido y cuatro potencias, en madera dorada, colocadas en la intersección del asta y los brazos para componer la Santísima Cruz de Jerusalén. En la parte superior, se lee bien la tablilla con las iniciales INRI en metal dorado.
Seguidamente caminan tres Nazarenos con sus varas de mando, con equipo penitencial blanco y antiguo rojo, que tantos años acompañó al misterio. Los acólitos ataviados con casullas  agitan sus incensarios creando una atmósfera cargada de olores al chocar con los azahares y rosas, y los ciriales con sus altas pértigas también ornamentadas en metal plateado iluminan el tramo de la Virgen. Al final del plano parece avanzar mecida por sus costaleros y tintineantes bambalinas el Palio de la Santísima Virgen de Fe y Caridad, con su enorme manto de color rojo granate. Representa el profundo dolor corredentor de la Virgen madre, que, con su sereno llorar y abriendo los brazos y ofreciendo su pañuelo para enjugar, acoge la maravillosa obra de su hijo. Dos nazarenos manigueteros con antifaz de verdugo guían el paso. Solo el perseverante Capataz que golpea con el llamador disfruta en proximidad de la serena belleza de la Virgen, que en el cuadro apenas se adivina.
La luz que irradia de la candelería del palio es suficiente para dotar a la Plaza de la Catedral de la Encarnación de una iluminación despertina, que se extiende a la torre de las campanas de la Catedral, el añoso lienzo con sus contrafuertes y las tres longilíneas palmeras que no hace mecer viento alguno, un reenvío a la Santísima Trinidad.  En su marcha, el trono va iluminando las vetustas y angostas calles del casco histórico abarrotadas de fervorosos fieles.
A modo de faldón, el autor ha recortado silueteada de color grisáceo nuestra monumental y sempiterna Alcazaba, una vista que queda gravada en la retina de todos los devotos marianos que se agolpan para disfrutar  en los revirajes de la calle del recordado Poeta José Ángel Valente, a espaldas de la Virgen, momento estelar cuando va al encuentro del Convento de las Puras. Todo un guiño que el pintor hace a la Almería musulmana ahora que se ha conmemorado el milenio del Reino de la Taifa de Almería, al cruce de culturas de una Almería abierta al mar y paso de civilizaciones.
 Éstas son las sensaciones que me han hecho estremecer. La contemplación de este cartel no debe acabar aquí, sino que corresponde a cada creyente comenzar a sentir que late con vida propia en todos los escaparates y comercios de Almería.
Gracias por su atención y que en esta Semana Santa la contemplación de la muerte y resurrección de Jesús refuerce nuestra Fe, el encuentro con el Cristo encarnado que viniendo a nosotros nos ha dado su gracia, transformando nuestros corazones.
  
La Cena, la imagen de la Semana Santa 2016

Etiquetas: , , , , , , , , ,

12/01/2016 06:17 ppp #. Cultura No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris