Facebook Twitter Google +1     Admin

LA IMPORTANTE SOLEDAD DEL PADRE TAPIA

El padre Tapia: nadie ha escrito más sobre la historia de Almería

El historiador, en su juventud.
El historiador, en su juventud. / IDEAL HISTORIAS DE ALMERÍA 

José Ángel Tapia Garrido vivió íntegramente en el siglo XX y dejó más de 50.000 fichas, decenas de libros y la crónica general de la provincia

VÍCTOR HERNÁNDEZ BRU Almería Domingo, 9 julio 2017, 00:25
  
Efectivamente: de largo, nadie ha escrito más sobre la provincia de Almería que el padre José Ángel Tapia Garrido, un abulense (de Abla) nacido en los albores del XX (1914) y fallecido en su anochecer (1992). Sacerdote, historiador, escritor y periodista, es sin duda la gran personalidad en la historiografía almeriense y una figura de referencia en la cultura de esta tierra, seguramente no suficientemente reconocida, a pesar de contar, desde 1986, con la Medalla de Plata de la Provincia, concedida por la Diputación Provincial.

El padre Tapia dejó escritas más de 50.000 fichas sobre la provincia de Almería y más de una treintena de volúmenes en sus últimos 25 años de vida, tal y como relata Lorenzo Cara Barrionuevo en la semblanza que escribió para la colección de biografías del Instituto de Estudios Almerienses.

 Pilares de la historia 

De todo ese trabajo, posiblemente se pueden rescatar cuatro obras que son pilares clave para conocer la historia de Almería por su riqueza: su ’Almería Piedra a Piedra’ (1970), que supone un repaso general a los más importantes lugares de su tierra; ’Almería Hombre a Hombre’ (1979), que engloba a los nombres más relevantes de la historia almeriense hasta el momento de su edición; su ’Breve Historia de Almería’ (1972); y, sobre todo, su ’Historia General de Almería’, una gran crónica historia de la provincia de la que llegó a escribir catorce tomos y a la que le faltaron otros cuatro para llegar a estar completa.

Sacerdote, historiador, escritor y periodista, es la gran personalidad en la historiografía almeriense

A ello hay que unir otras decenas de libros, algunos de carácter histórico en general, otros de temática religiosa y algunos mezclando los dos ámbitos, como su ’Los Obispos de Almería’ (1966).

Libros y artículos 

Personaje riguroso, entrañable, desprendido y serio en sus investigaciones, ha quedado para la posteridad como la gran referencia en la historiografía almeriense, en una época, además, que ha servido de guía para todos los que, posteriormente, han necesitado beber de sus fuentes o de él como fuente directamente. Dicho de otro modo: posiblemente nadie habrá escrito sobre Almería sin haber consultado antes a Tapia Garrido, fuente inagotable de conocimientos.

Además, como articulista desarrolló también una gran labor durante prácticamente toda su vida, ya que era una práctica que le generaba especial pasión, iniciándose en el periódico La Independencia en el comienzo de la década de los 30, en un momento convulso y en el que el diario de Fructuoso Pérez Márquez iba a sufrir una amplia persecución al llegar la época de la República. Posteriormente, tras la Guerra Civil, escribiría también en el periódico oficial del Movimiento, Yugo, y seguiría haciéndolo todavía cuando éste pasara a denominarse La Voz de Almería.

Suyos serán artículos históricos y de diferente índole, antes de que la Guerra Civil lo conduzca hasta lugares como Valencia y Ciudad Real, donde residió durante etapas de su vida, convirtiéndose así en ciudades a caballo de las cuales pasó la contienda antes de regresar de nuevo a la ciudad almeriense, a la conclusión de la misma.

Curiosamente, a su vuelta a la provincia de Almería el cronista pasó una época seglar, dedicándose a trabajar en las oficinas de la Compañía de Electricidad Valle de Lecrín, para recuperar posteriormente sus múltiples estudios teológicos y del resto de disciplinas.

Sacerdote e historiador 

Su ordenación sacerdotal llegó en el año 1943 y tuvo lugar en Granada, leyendo una tesis sobre ’El sentido Eucarístico del capítulo sexto del Evangelio de San Juan en los teólogos postridentinos’; y para regresar después una vez más a Almería, ciudad a la que había llegado por vez primera cuando tenía seis años, procedente del municipio de Abla.

José Ángel Tapia Garrido pasó también por Vélez Blanco y Berja, lugares en los que dejó una gran huella, con irremplazables escritos y crónicas históricas que también lo han convertido allí en una referencia insustituible, antes de ser nombrado cronista oficial de la ciudad de Almería gracias a su impecable trabajo desarrollado durante todos estos años.

Además, el cronista también fué capellán del Colegio La Salle en Almería, obtuvo diferentes becas y ayudas para el desarrollo de su labor histórica, entre ellas una de la Caja de Ahorros, que sería importante para su gran proyecto de Crónica General de Almería que desarrolló posteriormente; una obra que no le hacía falta para ser la gran referencia en los estudios historiográficos sobre Almería pero que, aún estando inconclusa, lo coronan aún más en esa posición.

09/07/2017 10:22 ppp #. Cultura

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris