Facebook Twitter Google +1     Admin

ABLA EN FIESTAS - ALMERIA TOPONIMO - MURALLAS DE JAYRÁN

Abla celebra su semana grande con ’La Traída’ de los Santos Mártires desde su ermita

 Las fiestas patronales se desarrollan hasta el domingo 24 de abril con numerosas actividades lúdicas y actos religiosos


El Ayuntamiento de Abla, en colaboración con las asociaciones locales y los Hermanos Mayores, ha organizado del 19 al 24 de abril un completo programa de fiestas patronales en honor de los Santos Mártires Apolo, Isacio y Crotato, la Virgen del Buen Suceso y San Segundo.

Los actos se inician en la tarde de hoy martes 19 de abril con ’La Traída’ de los Santos Mártires. La Banda de Tambores y Cornetas pasa por la puerta de las casas de los Hermanos Mayores de la Hermandad de los Santos Mártires avisando de la formación de la Comitiva, marchando posteriormente hacia la ermita para participar en ’La Traída’ de los patronos hasta la Iglesia Parroquial de la Anunciación, donde permanecerán hasta el primer fin de semana de agosto.

Tras la celebración de una eucaristía en la ermita se procede a la salida en procesión de los Santos Mártires, festejada con una batería de fuegos artificiales y al son de las notas del ’Recuerdo de los Santos Mártires’ que interpreta la Banda de Música de Abla. El primer día concluye con una verbena en el Paseo San Segundo amenizada por la orquesta Melodías. 

El miércoles 20 de abril tendrá lugar a mediodía una misa rociera en honor a la Virgen del Buen Suceso, y a continuación la procesión de los Patronos, seguida por el tradicional convite para vecinos y visitantes. Un espectáculo del mago Cobra y la verbena con la orquesta Cristal completarán la jornada.

Para el jueves 21 de abril se desarrollarán diversas tradiciones, como el cambio de insignia de la Hermandad de los Santos Mayores. Los hermanos mayores salientes Manuel Herrerías y Francisco Oliva, harán entrega de la Bandera y el Centro de la Hermandad a los hermanos mayores entrantes Alejandro Ortiz y José Manuel Galindo. Le seguirá la Subasta del Agua de los Santos, procedente del Barranco de Sierra Nevada, que servirá para la obtención de fondos de la Hermandad. La procesión nocturna de los Patronos por las principales calles del pueblo cerrará la jornada.

Fin de semana


Para el fin de semana se han organizado numerosas actividades deportivas y culturales. La Banda de Música de Abla ofrecerá un concierto en la tarde del viernes 22, después de haber celebrado una jornada de puertas abiertas en su nueva sede ubicada en el Centro Cultural. En la jornada del sábado 23, destaca una fiesta infantil en el polideportivo del colegio y la final del XIII Concurso de Vinos y Mostos. Ya por la tarde está previsto un pasacalles, fútbol sénior, representación teatral en homenaje a Pedro Almodóvar y verbena con la orquesta Chasis. Las actividades concluirán el domingo 24 de abril con el campeonato mundial de Cachas por parejas, y una fiesta homenaje a los mayores con la actuación de Carmen Muyor y Enrique Peña.

El alcalde de Abla, Antonio Oliva, resalta en su Saluda que “estas fechas sirven para reforzar la amistad, la convivencia y la armonía, valores fundamentales de un pueblo del que nos sentimos orgullosos, y uno de los legados que hemos heredado de nuestros antepasados”. También ha hecho un llamamiento a la puesta en valor y conservación del patrimonio urbano y arquitectónico del municipio, que en las últimas décadas se ha venido deteriorando. La campaña ’Abla, la blanca’, que hace alusión al origen del nombre romano de Abla (Alba), incluye medidas como la reciente ordenanza para la concesión de ayudas a los propietarios de viviendas para el blanqueo de fachadas. Asimismo ha agradecido el trabajo de vecinos, asociaciones locales y Hermanos Mayores por su colaboración desinteresada en la organización de las fiestas patronales.

TRIBUNA

CORONEL JAVIER SORIANO

Subdelegado de Defensa en Almería

El origen del topónimo Almería

El padre Tapia recogió más de doce interpretaciones del significado de este topónimo. Arabistas insignes lo tradujeron el primero por la Atalaya y el segundo por la Vistosa

15 Marzo, 2017 - 02:31h
El origen del topónimo AlmeríaEl origen del topónimo Almería

El origen del topónimo Almería

Sobre el origen del topónimo Almería hay diversas tesis, siendo la más extendida la relativa a la torre de vigilancia que se situaba en lo más alto del Cerro de la Alcazaba, en lo que hoy es el tercer recinto. De esta torre vigía o atalaya procedería el nombre de la ciudad: Al-mariyyat Bayyana, la atalaya de Pechina. También en su día el movimiento indaliano quiso traducir el topónimo Al-Mariyyat como "espejo del mar", interpretación dada ya en el siglo XIX por Pascual Madoz Ibáñez, quien en su Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar proponía la etimología Meria al-Bahri.

Otra tesis es la que recientemente ha publicado en La Opinión de Almería el investigador de la Historia del Lenguaje D. Enrique Cabrejas afirmando que el nombre de Almería es un acrónimo ibérico-helénico que define aquello tan peculiar de la zona y por lo que fue conocida. De acuerdo a este investigador, Almería es un acrónimo en español de "costa de la sal". AL significaría (SAL) que junto a MER (COSTA) más la desinencia IA (DE) nos da el nombre de Almería. Pero hay una tesis a la que no se suele hacer referencia y es la que en su día expuso el sacerdote, historiador, cronista oficial de la ciudad de Almería y medalla de plata de la provincia D. Jose Angel Tapia (Padre Tapia) en sus obras Virgen del Mar (1987) y La Virgen María en nuestra tierra (1988). De acuerdo a esta, en el año 931 Abd al-Rahmán III mandó construir una armada en las atarazanas del puerto de Pechina, nombrando almirante a Muhammad ibn Rumahis, quien transformó en el año 955 el puerto en la ciudad de Almariya. Rumahis debía ser mozárabe, pues puso a la nueva ciudad el nombre de Mariya = María. El padre Tapia recogió más de doce interpretaciones del significado de este topónimo. Arabistas insignes (Miguel Asín Palacios y Jacinto Bosch Vilá) lo tradujeron el primero por la Atalaya y el segundo por la Vistosa. El geógrafo oriental Yaqut, en el siglo XII, refiriéndose a Santa María de Albarracín, dijo: "creo que Mariya se refiere a Maryan (María) en el lenguaje de los cristianos". Es el mismo topónimo que el de nuestra ciudad. Almariya = Maryan = María = Almería. Confirma esta versión de Al-Mariya por al-María la que aragoneses y castellanos heredan de antepasados mozárabes o reciben de los granadinos en el siglo XIV y dan en la Crónica de San Juan de la Peña y en el Poema de Alfonso XI.

Abdel Aziz Salem, agregado cultural de la embajada de Egipto y director del Instituto Egipcio de Estudios Islámicos (Madrid), autor de una Historia de Almería en árabe, en una conferencia pronunciada en nuestra ciudad el 26 de septiembre de 1978, dijo: "es posible que el nombre de Almería, pronunciado en árabe con una Fatha sobre la letra Mim = Almariya, que no es empleado en España más que en esta ciudad, tenga una interpretación más allá del sentido único de Atalaya o Torre de Vigía, puesto que no es la única ciudad marítima que posee una Alcazaba". Y añadía: "Quizá el nombre de Mariya se refiera a la Virgen; su estatua se colocó sobre la puerta meridional de Córdoba y también sobre una de las puertas de Pechina…".

Abdel Aziz Salem, como Évariste Lévi-Provençal, creía que cuando el geógrafo hispanoárabe Abu Abdullah al-Bakri decía que sobre una puerta de Pechina había una hornacina con una imagen de la Virgen María, se refería a una puerta de la cerca de aquella población. El Padre Tapia suponía que se refería a la puerta que dejaron en la cerca de la nueva Madina al-Mariya = Ciudad de María, por la que entraba el camino que venía de Pechina, y por esto la llamaba Puerta de Pechina. Como Rumahis dedicó la nueva ciudad a la Virgen María y le dio su nombre, puso sobre la puerta principal una imagen suya. Cuando Jayran rodeó de murallas el arrabal de la Musallá, a la puerta que dejó en ellas sobre el camino de Pechina, la llamaron de Pechina y a la primera puerta de Pechina, la llamaron de la Imagen, nombre con el que llegó a los castellanos del siglo XVIII.

Mientras Rumahis y su hijo vivieron, se mantuvo el equilibrio entre mozárabes, musulmanes y judíos, que durante más de un siglo había hecho posible una convivencia sin discriminaciones, la fundación de la ciudad de María y la veneración de su imagen en la puerta principal. Con almorávides y almohades desaparecieron de nuestra tierra las minorías cristiana y judía. 

Interesante tesis del Padre Tapia, "soslayada" habitualmente.

Casi 100 personas descubren los recovecos de las Murallas de Jayrán

Descubrir el lienzo de muralla que mandó construir el rey Jayrán y entender su conexión con la Alcazaba y el resto de murallas que cercaban la ciudad en tiempos islámicos, califales y de taifas es el objetivo de la ruta que organizó la Asociación La Chanca-Pescadería A Mucha Honra que celebró el domingo con casi 100 asistentes.

El punto de partida fue la Puerta de Purchena junto a la escultura de Nicolás Salmerón. Los participantes subieron por la calle Antonio Vico, hasta el impresionante y altivo Cerro de San Cristóbal, atalaya a oriente y norte de la ciudad, que hasta hacía temer a los residentes del gran castillo por su gran altura, por encima de sus cabezas. Allí vigila perenne una estatua del Sagrado Corazón. Conocieron los estragos del tiempo y la desidia en su cuidado de las Murallas por su parte norte, que contiene la puerta de acceso más antigua del recinto fortificado. 

Llegaron al visitante los ecos de tambores y excitación de tropas cristianas del rey Jaime II, que en el 1309 probó con armas de guerra y hombres suficientes, la conquista de la ciudad, y que hubo de rendirse ante una hazaña imposible. Allí quedan los restos del daño y de otras torres de defensa de los propios asediadores. Siete meses duró el intento baldío, pues llegó la retirada forzosa. Pero la batalla más importante de la cual queda la huella en estos torreones, fué la de 1147 por el rey Alfonso VII, que ayudado por pisanos y genoveses, conquistó la ciudad durante 10 años y cedió el espacio a la Orden batalladora del Temple, que construyó la capilla primitiva de San Cristóbal. Fué un período donde la Almaryya almohade perdió su hegemonía cultural y económica. 

Se adentraron después en las construcciones del Cauce San Indalecio, a modo de círculo entre las montañas que rodean el valle de la Hoya. Es un camino pedregoso pero arbolado, con alguna encina inesperada en estos paisajes tan cercanos al mar. Se vuelve a entrar, tras admirar la cara norte de la Alcazaba y su parque animal de gacelas en reserva, a la zona urbana de calle Chamberí. Bajando por la curva de las Pedrizas, veremos de cerca los majestuosos torreones maltratados del lienzo de la Muralla bajante de la Alcazaba. Pasando por el Reducto, se finaliza en la explanada del inacabado Edificio Nuevo Mesón Gitano.

Desde la Asociación aseguran que "rodear la Alcazaba debía ser cuestión de un rato, como por ejemplo si se pudiera atravesar la muralla de la Hoya, y pasear entre la Reserva y caminar por el barrio proyectado por el arquitecto Trinidad Cuartara. De momento, nada de esto es posible. Damos un rodeo y admiramos un círculo mayor. El de las Murallas de Jayrán, Cerro San Cristóbal y entrada a Al- Haud, la Hondonada que guarda el mar".

Los visitantes disfrutaron de la historia de las construcciones de esta ruta que son el nacimiento de la ciudad de Almería. El punto de partida fue la Puerta de Purchena junto a la escultura de Nicolás Salmerón.

 

21/03/2017 23:17 ppp #. Cultura

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris