Facebook Twitter Google +1     Admin

BENDICIÓN DE LA NUEVA CRUZ DE GUÍA DE LA SANTA CENA

El  sábado día  18 de marzo de 2017, el Consiliario D. Esteban Belmonte llevó a cabo en la Iglesia parroquial de San Pedro Apóstol, sede canónica de la  Hermandad Eucarística y Cofradía de Nazarenos de la Santa Cena y María Santísima de Fe y Caridad, la  solemne bendición de la nueva Cruz de Guía que se estrenará en la próxima Estación de Penitencia del Domingo de Ramos, obra del orfebre cordobés D. Alejandro Borrero Moreno y donada generosamente  por el cuerpo de Costaleros.

 

El Mantenedor del acto, D. Ginés Valera Escobar, Cofrade de la Santa Cena y miembro del Instituto de Estudios Almerienses, comenzó introduciendo a D. Rafael Úbeda Ramal, también Cofrade de la Santa Cena y Presidente Ejecutivo del Grupo Castillo de Tabernas. Tras dar unas pinceladas sobre el currículo profesional del Presentador, manifestó que durante los últimos 15 años "este exitoso hombre de negocios cuelga el traje y la corbata en cuanto se aproxima el Domingo de Ramos para vestir el hábito penitencial, ajustarse el correaje  y portar su querida y pesada Cruz de Guía por las vetustas calles del casco histórico, iniciando el cortejo procesional. Sostenía con firmeza la Santa Cruz de madera de raíces de sobria hechura y grandes dimensiones, con el escudo de la Hermandad tallado en madera y dorado y cuatro potencias, también en madera dorada, colocadas en la intersección del asta y los brazos para componer la Santísima Cruz de Jerusalén, realizadas por el tallista almeriense Juan Criado. La hasta hoy Cruz de Guía podrá ser contemplada en la vitrina de  Casa de la Hermandad".

 

Seguidamente, D. Rafael  Úbeda relató con emotividad que las seis horas de silencio de la procesión  y alzar esa Cruz tras los parones le renuevan espiritualmente cada Semana Santa como Cristiano. Y que siempre echará de menos también los tirones del hábito que su pequeña hija Malena le hacía preocupada por si se encontraba bien y no estaba exhausto por el lastre. O la anécdota que por no encontrarse a tiempo las cinchas, en una ocasión tuvo que acarrear la Cruz a pulso desde el principio, sin apoyo ninguno. Describió la nueva insignia como una Cruz  de grandes dimensiones realizada tomando como referencia la planta clásica y las medidas de la Santísima Cruz de Jerusalén de la Hermandad sevillana del Silencio, 250 cms de asta y 12 cms de grosor. Madera de roble de pino de Flandes barnizado en caoba, con  casquillos de alpaca plateada de estilo barroco en los extremos, un INRI que corona el asta y que no se superpone a ésta, unas ráfagas que contienen un símbolo de la comida sacramental como son las espigas de trigo y un medallón en el cruce de ambos listones que hace referencia a la sede canónica de la Hermandad, inspirado en el escudo pontificio de la Ciudad del Vaticano, incluyendo la tiara, el cordón y las llaves de San Pedro. 

 

Ante una Iglesia abarrotada, se escucharon los sones de la Banda Municipal de Música de Berja, que siempre acompaña a la Hermandad en sus grandes solemnidades. Empezaron el concierto con la marcha procesional "Nuestro Padre Jesús de la Santa Cena", dedicada en 1993 al titular cristífero por el maestro almeriense José Berenguel. A continuación sonó "Virgen de la Paz", compuesta por Pedro Morales en 1970 para evocar  el Domingo de Ramos. Después "Fides et Charitas", de Jacinto Manuel Rojas Guisado, que el pasado año se estrenara en los momentos previos a la salida de María Santísima de Fe y Caridad por la Puerta de los Perdones. Siguió el concierto  con un gran clásico como "Coronación de la Macarena", del Maestro Pedro Braña (1954). Y como colofón de la actuación musical, tocaron las piezas "María Santísima de Fe y Caridad" de José Berenguel y "Fe y Caridad", de Javier Tapia. El Hermano Mayor D. Rafael Sánchez Gonzálvez agradeció a la Banda el generoso esfuerzo que realizaron al obsequiar a los presentes con las piezas del Maestro Berenguel, de las que no se conservaba por desgracia ninguna grabación desde su estreno. 

 ....

Ginés Valera

Comunicación Santa Cena


 La hermandad de La Cena estrena Cruz de Guía

Bendición de la Cruz de Guía.Bendición de la Cruz de Guía. / IDEAL

  • SEMANA SANTA TODO EL AÑO

  • El antiguo guión permanecerá expuesto en la Casa Hermandad de la Cofradía, en el Casco Histórico, mientras que el nuevo saldrá por primera vez en procesión este Domingo de Ramos

El mantenedor del acto, Ginés Valera Escobar, cofrade de la Santa Cena, comenzó introduciendo a Rafael Úbeda Ramal, también cofrade de la Santa Cena y presidente ejecutivo del Grupo Castillo de Tabernas. Tras dar unas pinceladas sobre el currículo profesional del presentador, manifestó que durante los últimos 15 años "este exitoso hombre de negocios cuelga el traje y la corbata en cuanto se aproxima el Domingo de Ramos para vestir el hábito penitencial, ajustarse el correaje y portar su querida y pesada Cruz de Guía por las vetustas calles del Casco Histórico, iniciando el cortejo procesional". "Sostenía con firmeza la Santa Cruz de madera de raíces de sobria hechura y grandes dimensiones, con el escudo de la Hermandad tallado en madera y dorado y cuatro potencias, también en madera dorada, colocadas en la intersección del asta y los brazos para componer la Santísima Cruz de Jerusalén, realizadas por el tallista almeriense Juan Criado. La hasta hoy Cruz de Guía podrá ser contemplada en la vitrina de Casa de la Hermandad".

Seguidamente, Rafael Úbeda relató con emotividad que las seis horas de silencio de la procesión y alzar esa Cruz tras los parones le renuevan espiritualmente cada Semana Santa como Cristiano. Y que siempre echará de menos también los tirones del hábito que su pequeña hija Malena le hacía preocupada por si se encontraba bien y no estaba exhausto por el lastre. O la anécdota de que por no encontrarse a tiempo las cinchas, en una ocasión tuvo que acarrear la cruz a pulso desde el principio, sin apoyo ninguno. Describió la nueva insignia como una cruz de grandes dimensiones realizada tomando como referencia la planta clásica y las medidas de la Santísima Cruz de Jerusalén de la Hermandad sevillana del Silencio, con 250 centímetros de asta y 12 de grosor elaborada en madera de roble de pino de Flandes barnizado en caoba, con casquillos de alpaca plateada de estilo barroco en los extremos, un INRI que corona el asta y que no se superpone a ésta, unas ráfagas que contienen un símbolo de la comida sacramental como son las espigas de trigo y un medallón en el cruce de ambos listones que hace referencia a la sede canónica de la hermandad, inspirado en el escudo pontificio de la Ciudad del Vaticano, incluyendo la tiara, el cordón y las llaves de San Pedro. 

 

Ante una iglesia abarrotada, se escucharon los sones de la Banda Municipal de Música de Berja, que siempre acompaña a la hermandad en sus grandes solemnidades. Empezaron el concierto con la marcha procesional "Nuestro Padre Jesús de la Santa Cena", dedicada en 1993 al titular cristífero por el maestro almeriense José Berenguel. A continuación sonó "Virgen de la Paz", compuesta por Pedro Morales en 1970 para evocar el Domingo de Ramos. Después "Fides et Charitas", de Jacinto Manuel Rojas Guisado, que el pasado año se estrenara en los momentos previos a la salida de María Santísima de Fe y Caridad por la Puerta de los Perdones. Siguió el concierto con un gran clásico como "Coronación de la Macarena", del Maestro Pedro Braña (1954). Y como colofón de la actuación musical, tocaron las piezas "María Santísima de Fe y Caridad" de José Berenguel y "Fe y Caridad", de Javier Tapia. El hermano mayor de la cofradía, Rafael Sánchez Gonzálvez, agradeció a la Banda el generoso esfuerzo que realizaron al obsequiar a los presentes con las piezas del Maestro Berenguel, de las que no se conservaba por desgracia ninguna grabación desde su estreno. 

20/03/2017 23:00 ppp #. Cristianismo

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris