Facebook Twitter Google +1     Admin

DESDE 1833 ALMERÍA ES PROVINCIA

20200209072325-almeria-capital-de-provincia-1833.jpg

1833: el año en el que se estableció la actual provincia de Almería

Francisco Javier De Burgos implantó el sistema provincial actual, aunque partiendo de 49 unidades, una de las cuales era la Almería que hoy conocemos

La actual provincia de Almería tiene su origen en la división de 1833/IDEALLa actual provincia de Almería tiene su origen en la división de 1833 / IDEAL

VÍCTOR HERNÁNDEZ BRUSábado, 8 febrero 2020, 23:46 

Almería es, hoy, una de las 52 unidades que componen la administración provincial española. Se trata de una estructura que se atribuye de manera fundamental a la labor de Francisco Javier De Burgos que, como ministro Fomento en 1833, organizó el territorio español en 49 provincias. 

El motivo que llevó al gobierno de Francisco Cea Bermúdez a implantar esta organización administrativa y territorial fue fundamentalmente de carácter económico, puesto que se hacía obligatorio implantar un sistema que ahorrase recursos y contribuyese al buen funcionamiento económico del Estado. 

Ya durante la década anterior, se habían ensayado diferentes tipologías de estructura estatal, pero la inestabilidad política, con la sucesión de diferentes gobiernos y modelos de Estado, incluso con la dominación francesa, habían estancado la situación. 

De hecho, en el transcurso de esos años se manejó la posibilidad de una unidad provincial diferente a lo que hoy se conoce como Almería, con Baza como capital y centro de referencia de la misma. 

El hito de 1825

En el año 1825 se vive un hito muy importante en este sentido, puesto que comienzan los trabajos por parte de una Comisión que lleva a cabo un importante informe que servirá como base para la división provincial que será aprobada ocho años después. 

Las luchas entre dinastías, con la sucesión de distintos levantamientos de carácter carlista, fueron clave en el hecho de que se acelerase el proceso de división provincial del Estado, siempre bajo el impulso de un De Burgos que veía en el proyecto más una necesidad que una mejora. 

El Conde de Ofalia fue una figura importante en la división, junto a Francisco Javier De Burgos
El Conde de Ofalia fué una figura importante en la división, junto a Francisco Javier De Burgos / IDEAL

En ese proceso, Francisco Javier De Burgos encontrará un gran aliado en el Conde Ofalia, que además llevará a cabo una apuesta muy decidida por la actual delimitación de Almería y por el hecho de que la ciudad sea la capital de esta unidad provincial. 

Otro noble almeriense, el Conde de Torre Marín, también contribuyó de manera decisiva a la concreción de la actual provincia almeriense, haciendo valer su condición de persona de confianza de la Reina Isabel II en aquellos años de cambios determinantes para el Estado español. 

Será el 30 de noviembre del año 1833 cuando se establezca definitivamente esta nueva estructura de provincias en España y, por tanto, la ciudad de Almería quede confirmada como la capital de esta provincia. 

El Conde de Ofalia

El Conde de Ofalia, de nombre completo Narciso Heredia y Begines de los Ríos, había nacido en la provincia de Sevilla en 1775 y estudiado Derecho en Granada, desarrollando una larga carrera diplomática que comenzó en la Embajada Española de Estados Unidos, alineándose con los ’afrancesados’ en la época de José Bonaparte. 

Esta apuesta personal le hizo perder protagonismo al imponerse las tropas españolas a las del emperador galo, siendo desterrado el Conde a Andalucía, que en realidad era su tierra. 

Sin embargo, en el año 1823 volvió a recuperar protagonismo en la corte de Fernando VII, alcanzando el cargo de ministro de Gracia y Justicia. 

Su título de Conde de Ofalia le llegó al casarse en segundas nupcias en 1822 con la noble María Dolores Salabert y Torres, que era la titular del condado.

Fue dos años más tarde, en 1824 cuando llegó a Almería, tras caer por segunda vez en desgracia, esta vez acusado de una tendencia liberal muy pronunciada, en el marco del absolutismo ominoso del rey Fernando. 

Tras reemprender su carrera diplomática internacional, que le llevó primero a Inglaterra y más tarde a Francia, donde entabló una muy estrecha relación con el rey, volvió a España en 1832, ya como ministro de Fomento, con el mencionado Francisco Cea Bermúdez, en un gabinete que sería el responsable de la reorganización provincial del Estado. 

Fue entonces cuando su pasado almeriense le hizo ser el principal valedor de Almería como capital de provincia y por los actuales límites de lo que hoy se conoce como la provincia almeriense. De aquella nueva estructura se cumplirá, dentro de poco más de una década, los dos siglos.

09/02/2020 07:04 ppp #. Cultura

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris