Facebook Twitter Google +1     Admin

1-ROMERÍA ANUAL DE ACUFE EN DOÑA MARÍA - ALMERÍA

El ocaso de una estación centenaria

La Romería Ferroviaria en honor de la Virgen de Fátima, patrona de los trabajadores ferroviarios, es una de las más singulares de la provincia. Sus orígenes se remontan a 1.958 y el espíritu de esta jornada festiva, el día más grande para sus vecinos, está íntimamente ligado con el pasado de este enclave vecinal, vinculado con el mundo del tren y asociada con su estación, hoy fuera de servicio.

La primera edición de esta romería se celebró en 1958. La iniciativa surgió tras la decisión de tres mujeres de la barriada de La Estación, quienes compraron en Guadix la imagen de la Virgen de Fátima, patrona de los ferroviarios. En 1961, la estación perdió mucho de su personal y la romería dejó de celebrarse. 

Pero en 2004, varios matrimonios de Doña María, entre bromas se empeñaron en su recuperación. El intento resultó todo un éxito de público y dio lugar a la constitución oficialmente de la Asociación Cultural Ferroviaria de Fátima, ACUFE. Esta Asociación es la que se encarga de mantener vivo la memoría ferroviaria de este enclave vecina, con la organización de actividades que resaltan la importancia del ferrocarril, como han sido los casos de exposiciones de fotografía, bordados y objetos antiguos. 

La estación de Doña María-Ocaña es uno de los ejes de la fiestas. Situada a medio camino entre el Valle del Río Nacimiento y la montaña, su origen data de 1895. Ese año sitúa el momento de apertura del primer tramo de la línea de Linares a Almería que explotó la Compañía de los Caminos de Hierro del Sur del España, que sería absorbida en 1929 por la Compañía de los Ferrocarriles Andaluces que en 1941 se incorporaría a la red nacional.

La complicada orografía de la zona fue lo que hizo necesaria la habilitación de estaciones donde realizar operaciones de reforzamiento en la tracción de los trenes cuando no era previsible la a aparición núcleos ferroviarios consolidados debido la escasa incidencia de la explotación ferroviaria con escasos tráficos de viajeros y una orientación casi en exclusividad hacia el transporte del mineral de hierro.

En la estación de Doña María, de hecho, se iniciaba una contrapendiente hasta la estación colateral de Nacimiento. Además, en 1904 estaba en funcionamiento un cable aéreo de 14 kilómetros de longitud que acercaba el mineral de hierro desde el coto minero de Beires, en Sierra Nevada, hasta esta estación. Mediante una estación de embarque, se realizaban en la misma las operaciones de transbordo a los vagones del ferrocarril que partían con destino al Puerto de Almería. Esta explotación minera fue muy irregular y en la década de 1930 dejó de funcionar.

La actividad ferroviaria y minera hicieron que la estación de Doña María tuviera una población estable bastante importante, que alcanzó su punto álgido en 1.940cuando se encontraban censados en esta aldea ferroviaria un total de 154 personas. El catálogo inmobiliario era, entonces, muy precario. Además del edificio de viajeros, dotado con la vivienda para el jefe de estación y su familia, sólo había un pabellón de cuatro viviendas. Existían, por entonces, otras construcciones de carácter privado junto al edificio de la estación. En las proximidades del antiguo cargadero de las minas de Beires, se levantó un grupo de viviendas muy modestas que fueron ocupadas por los mineros y por trabajadores del ferrocarril, especialmente los guardafrenos, que eran la plantilla más numerosa.

Esta estación está catalogada como Poblado ferroviario. El tramo entre los años 1958 a 1964-65 marcó su época dorada. La barriada llegó a tener escuela y una cantina, y se levantaron muchas casas, humildes de gente trabajadora. Fue inaugurada la escuela y su pupitres y mesas fueron pagados, de hecho, por la compañía estatal Renfe.

Los trabajadores le mandaron un escrito al director de la compañía quien aceptó su petición. Había mucho trabajo y puestos de trabajo de carga y descarga, el carboncillo, o para encender la escoria, entre otros muchos. La automatización del sistema de circulación que se implantó en esta línea férrea en 1980 y la construcción de unas variantes, que evitaban el trazado en contrapendiente, marcaron el final del poblamiento permanente en esta estación y alrededores.

Es una de las cuatro figuras del escudo de armas de Las Tres Villas

La de 2018 no fue una edición más de esta romería, debido a la decisión de ADIF- Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, dependiente del Ministerio de Fomento- de dejar sin uso ferroviario las viejas estaciones de Benahadux, Abla y de Doña María. Esta última es todo un seña de identidad de Las Tres Villas. El edificio de esta estación es una de las cuatro figuras que aparecen en el escudo de armas del Ayuntamiento de este pequeño municipio, junto a su peñón, la silueta de un caballo y un olivo arrancado. Esta estación fue todo un símbolo de prosperidad y un agente económico de primer nivel de la comarca. En la época más dorada de Doña María, conoció el incesante tráfico de trenes cargados de mineral de hierro y el transporte de vagones repletos de uva y pescado fresco que después se vendían en los mercados de Madrid.

Los mayores vivimos la romería con intensidad

  • Alegría y nostalgía son los dos sentimiento que despierta la romería ferroviaria de Doña María a Francisco López Gómez, presidente de ACUFE

Francisco López Gómez es el presidente de ACUFEFrancisco  López Gómez es el presidente de ACUFE

Francisco López Gómez es el presidente de ACUFE / DIARIO DE ALMERIA

Francisco López ’ Paco’ es el fundador y presidente de la Asociación Cultural Ferroviaria Virgen de Fátima de Doña María (ACUFE). Maquinista jubilado, también es uno de los guardianes de la memoria histórica y el pasado ferroviario de esta pedanía, situada en las estribaciones de la sierra de Los Filabres, al que se homenajea cada segundo fin de semana de mayo desde 2004 cuando se refundó la romería original, cuya existencia data de 1958.

–¿Cuál es la situación patrimonial del apeadero de Doña María-Ocaña?

–En mayo de 2018, el departamento de Tráfico Sur de ADIF comenzó a últimas un plan para instalar módulos prefabricados en los que instalar el gabinete de circulación que se sacará de estos históricos edificios con el objetivo de desafectar esta estación, y las de Benahadux y Abla, de uso ferroviario.Y un mes después, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) hizo público su decisión de ofrecer la cesión de uso de las estaciones de tren de Doña María, Benahadux y Abla a estos tres consistorios con la intención que les procuraran su rehabilitación, puesta en valor y un uso social o cultural. El tiempo ha pasado y la situación no ha cambiado. La propiedad de esta estación sigue siendo de Renfe-ADIF, servicio estatal dependiente del Ministerio de Fomento. El compromiso de ceder esta estación al Ayuntamiento de Las Tres Villas no se ha cumplido. De hecho, el gabinete de circulación está en uso y no le han sacado como dijeron que iban a hacer

–¿Y cuál es el estado de conservación de esta Estación?

–El mantenimiento es inexistente y el problema es que su ausencia abone el terreno para la práctica de actos de vandalismo. Esta estación se quedó sin personal en 1993, con la puesta en marcha del Control de Tráfico Centralizado, que la condenó a su jubilación y a su situación actual.

–El Ayuntamiento de Las Tres Villas y su Asociación reivindican su puesta en valor.

–El Ayuntamiento y también desde ACUFE se entiende que esta estación es el lugar idóneo para la creación de un futuro museo del ferrocarril y el escenario adecuado para la realización de exposiciones de nuestra Asociación. La romería no es la única actividad de nuestra programación anual que incluye salidas de senderismo, las Cruces de Mayo, talleres de bolillos y manualidades, y la organización de comidas típicas. En estos momentos, la Asociación cuente con 115 socios, de todas las edades.

–¿Cuál es el sentimiento que le produce esta romería?

–La vivimos con intensidad. Cuando sale la Virgen de Fátima del interior de la Iglesia y cuando pasa el tren son dos momentos de mucha emoción y nostalgia para muchos de nosotros, sobremanera para los de más edad. A la romería acuden vecinos del pueblo, pero también acuden desde Barcelona, Jérez, Alicante y otras ciudades, personas que han trabajado o han tenido relación con el mundo del tren. Este año, de hecho, va a venir una señora desde Guadix,

–¿Alguna experiencia curiosa en estos 15 años de romería?

–En 2015, la Virgen se quedó a escasos metros del andén y el convoy procedente de Granada ya había pasado, por lo que no se produjo el saludo de los romeros al pasaje del tren y a su maquinista, como es costumbre.. Ha sido la primera vez que pasa. Aquel año, nos retrasamos un poco porque había gente de avanzada edad y no fuímos tan rápido como otros años. El tren reduce su velocidad y ha llegado a detenerse como en la edición del año pasado.

–No estamos hablando de una estación cualquiera.

–Esta estación está catalogada como Poblado ferroviario. Entre los años 58 a 64-65, se puede hablar de la época dorada. La barriada llegó a tener escuela y una cantina, y se levantaron muchas casas, humildes de gente trabajadora. Fue inaugurada la escuela y su pupitres y mesas fueron pagados, de hecho, por Renfe. Los trabajadores de la estación le mandaron un escrito al director de la compañía y éste aceptó su petición. Había mucho trabajo y trabajos de carga y descarga, el carboncillo, o encender la escoria, entre otros muchos.

– Incluso, ha albergado rodajes de películas y anuncios .

–En 1967, esta Estación fue escenario del rodaje de algunas secuencias de películas como “Un tren a Durango”, “Los Límites del control” o “Yo soy la revolución”. También se llegaron a disputar partidos de fútbol entre los jóvenes del lugar y se han grabado muchos spot publicitarios y no hace muchos años desde el último.

 

18/05/2019 03:57 ppp #. Cultura

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris