Facebook Twitter Google +1     Admin

SOLEMNE TRIDUO EN HONOR DEL SEÑOR DE LA SANTA CENA

20150608120152-powerpoint-eucaristico.jpg

 La Hermandad Eucarística y Cofradía de Nazarenos de la Santa Cena y María Santísima de Fe y Caridad celebrará  el anual y solemne Triduo en honor del Señor de la Santa Cena los próximos días 4 (jueves) y 5 de junio (viernes) a las 21,00 horas  y el sábado 6  de  junio a las 19,30  horas, en la sede canónica, Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol con el siguiente orden: 

1. Jueves, 4 de junio: exposición del Santísimo y Santa Misa a las 21:00h. 

2. Viernes, 5 de junioexposición del Santísimo y Santa Misa a las 21:00h 

3. Sábado, 6 de junio: solemne besapiés de Jesús de la Santa Cena desde las 18,00 horas. Al concluir la Santa Misa de 19,30 horas, tendrá lugar el acto de Exaltación de la Eucaristía. 

 Presenta: Sr. D. Manuel José Guerrero Manrique, Hermano Mayor que fué de la Hermandad.

Exalta: M.I. SR.D. Francisco Sáez Rozas, Párroco de Nuestra Señora de Los Ángeles.

 Cena de confraternización. Este año se celebrará el sábado día 6 de junio, tras los actos de culto, a partir de las 21,30 horas  en los salones del Hotel Torreluz.

 La Sagrada Imagen del Señor de la Santa Cena es obra del imaginero sevillano Navarro Arteaga.

             Nacido en el sevillano barrio del Tardón en 1966, José Antonio Navarro Arteaga es considerado a sus 46 años de edad uno de los más consagrados imagineros de la estatuaria procesional andaluza de los veinte últimos años. Si bien su aprendizaje se inicia precozmente con los maestros Juan Antonio González y Juan Ventura, pronto se emanciparía, abriendo taller propio en la popular calle Magallanes, trasladándose posteriormente a su actual emplazamiento en la calle Pureza, donde conjugará la técnica clásica con la moderna. 

            A partir de un nacimiento de 32 piezas, comenzarían los primeros encargos. Se inició con el paso de Misterio malagueño de la Pollinica, obra juvenil, presagio de su evolución plástica posterior. Continuarían con la nueva efigie del Cristo del Amor en su Prendimiento para la Cofradía del Perdón (1992), sita en la Parroquia jiennense de Cristo Rey y posteriormente el resto del conjunto escultórico. Navarro Arteaga también se ha dedicado a la miniatura, donde se ha revelado como un artífice de exquisita sensibilidad y refinamiento a la hora de extraer todas sus posibilidades a materiales tan agradecidos como el marfil, el barro o la madera. Sobresalen como miniaturista las esculturas de San Bartolomé, San Julián, San Marcos y San Antonio María Claret (1990) gubiadas para la ornamentación del sevillano paso de Jesús Despojado o las que labró con destino al malagueño Trono del Descendimiento, corporizando a San Luis Rey de Francia, la Emperatriz Santa Elena, la Verónica y el Centurión Longinos. 

            Alcanza madurez con el Viacrucis para la Capilla trianera de la Hermandad de la Estrella (1995), constituído por un conjunto preciosista de 14 cartelas en terracota policromada. Poco después finalizó la pieza que posiblemente eleve su consagración definitiva: el Crucificado de la Pasión y Muerte, para la Hermandad del Silencio de Triana. 

            En el año 1995 realiza un Cristo Yacente para Umbrete (Sevilla), un romano para el Paso de Misterio para la Hermandad de las Cigarreras y otro de similares características en 1997 para la Cofradía de la Salutación, sita en Málaga. Para la misma ciudad realiza la talla de los cuatro Evangelistas de 90 cm. esquinados en el Trono de la Hermandad de las Penas. Otras obras a destacar serán un Cristo Cautivo (Úbeda), Señor Cautivo (Ciudad Real), Nuestra Señora de la Soledad (San Pedro de Alcántara), Nuestras Señora de la Esperanza (Orihuela), Nuestra Señora de la Soledad (Cañadas Rosal), Nuestra Señora del Rosario (Camas), San Juan Evangelista (Ronda) y la figura de una Nazareno para Huelva. 

            Tenemos en Almería el privilegio de contar con una de sus obras más sublime, uno de los mejores misterios contemporáneos de la última cena del Señor en España, sin temor a equivocarnos, contratada entre 1996 a 1999 por la Hermandad Eucarística y Cofradía de Nazarenos de la Santa Cena y María Santísima de Fe y Caridad. Iconográficamente, la santa cena almeriense representa el momento en que Jesús acaba de cenar con sus Apóstoles y celebrado el lavatorio de pies, anuncia al traidor, con gran algarabía entre los presentes. Arteaga representa a Cristo erguido, realizado en madera de cedro, en actitud dialogante y mirada preocupada. El grandioso conjunto escultórico es completado por San Pedro, San Juan, San Simón, San Andrés, San Felipe, Santiago el Menor y San Bartolomé, que preguntan sorprendidos por el traidor, además de San Mateo, Santo Tomás, San Judas Tadeo y Santiago el Menor que recelan de Judas Iscariote, que abandona el plano. También han salido de sus manos las cartelas del Paso del Misterio. 

            Para la Hermandad Sacramental de Nuestra Señora del Carmen, Nuestro Padre Jesús del Gran Poder y María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso, con sede canónica en la Iglesia Parroquial de San Pío X, del almeriense barrio del Zapillo, ha tallado dos titulares. La actual obra de Nuestra Señora del Carmen, que sustituye a una anterior, del imaginero almeriense Juan Antonio Criado López (1995), fué acabada por el sevillano en 1998 y es una advocación mariana que tiene su origen en el Monte Carmelo, de Palestina y en los inicios de la vida monástica. Pero está su genio en Nuestro Padre Jesús del Gran Poder (1996), de gran parecido a la talla sevillana de Juan de Mesa, tanto en su decidido marchar, de amplia zancada, como en el abatido gesto, no exento de serenidad. Un solitario Cristo, erguido, revestido con túnica morada y con su cruz a cuestas, que dirige su triste mirada al suelo camino del Monte Calvario. 

            El día 9 de julio de 2001 la Muy Ilustre y Venerable Cofradía Sacramental de Nuestra Señora de las Angustias y el Santísimo Cristo de la Buena Muerte (del Barrio de la Loma de la Mezquita, El Ejido) encargó al escultor sevillano esta imagen del Crucificado. Siendo bendecida en 2002 por el Obispo de Almería, es portada por Caballeros Legionarios pertenecientes a la Brigada de la Legión Rey Alfonso XIII. 

            Por último, en 2002 concluye también la imagen de Nuestro Padre Jesús de Pasión Cautivo, de la Real e Ilustre Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y San Juan, Paso Blanco de Huércal-Overa. Iconográficamente, la imagen del Cautivo responde al modelo impuesto por el Cristo de Medinaceli y representa el momento en que Jesús, tras ser apresado en Getsemaní, fué abandonado por sus Discípulos, que huyeron temerosos. Cristo, de pie, con túnica blanca, maniatado con cíngulo dorado, refleja en su rostro un profundo desconsuelo.
 

 ----

 Ginés Valera Escobar

Comunicación de la Santa Cena

CELEBRADO SOLEMNE TRIDUO EN HONOR DEL SEÑOR DE LA SANTA CENA

La Hermandad Eucarística y Cofradía de Nazarenos de la Santa Cena y María Santísima de Fe y Caridad celebró el anual y solemne Triduo en honor del Señor de la Santa Cena los pasados días 4, 5 y 6 de junio en la sede canónica, Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol. El sábado se celebró el tradicional besapiés de Jesús de la Santa Cena, obra del tallista Navarro Arteaga. Al concluir la Santa Misa de 19,30 horas, tuvo lugar el acto de Exaltación de la Eucaristía. Presentó al interviniente  D. Manuel José Guerrero Manrique, Hermano Mayor que fué de la Hermandad, exaltando  M.I. SR.D. Francisco Sáez Rozas, Párroco de Nuestra Señora de Los Ángeles, quien realizó un emotivo discurso basado en sus vivencias personales como Sacerdote, también inspirado en la salida procesional del paso de misterio de la Santa Cena y alusiones a la Virgen de Fe y Caridad. Acudieron a la exaltación, entre otoros, D. Esteban Belmonte, Consiliario de la Hermandad, el Hermano Mayor, D.Manuel Flores, la Presidenta de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Almería, Dª Encarnación Molina, la Junta Directiva y un numeroso grupo de Cofrades. Una cena de confraternización en el Hotel Torreluz puso punto final a la celebración de los actos de culto.

La Santa Cena obtiene el segundo premio en el concurso de Altares efímeros del Corpus Christi.

Ginés Valera Escobar    Comunicación Santa Cena

CORPUS CHRISTI EN LA S.A.I. CATEDRAL DE ALMERÍA

Tarde perfumada de flores y altares en honor al Corpus

Cinco monumentos efímeros recibieron la bendición al paso del Santísimo La Banda San Indalecio de La Cañada sonó tras la Custodia.

José A. García | Actualizado 08.06.2015 - 08:50

 Una plaza de la Catedral con menos gente de la habitual y con mucha calor recibió al Santísimo Sacramento del Altar en la procesión que recorrió las principales calles de Almería en la jornada de ayer. A las 11:30 de la mañana se celebró la Misa Estacional, presidida por el Obispo de la Diócesis de Almería, Adolfo González Montes. Seguidamente, se expuso el Santísimo Sacramento hasta las 18:00 horas, momento en el que comenzó el rezo Solemne de las Vísperas, por lo cual la Catedral permaneció abierta durante toda la jornada. Pasados unos minutos de las 18:40 de la tarde comenzó a organizarse el cortejo procesional. Dicha función correspondió a la Hermandad de la Virgen del Carmen Coronada Reina de las Huertas. La Cruz Parroquial abrió el desfile, a la que le siguió la representación de las Hermandades y Cofradías de la ciudad e incluso algunas de la provincia. La Junta Directiva de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Almería y las corporaciones sacramentales precedieron la salida del Santísimo. El cuerpo de ciriales de la Corporación de Estudiantes fué quien antecedió a la Custodia. La misma, fué llevada por varios Diáconos y, como siempre, por el hermano de Estudiantes, Antonio Jesús Artero. Una lluvia de pétalos cayó desde la Catedral al salir su Divina Majestad en su majestuoso trono.

La Banda de Música San Indalecio de La Cañada comenzó a interpretar sus sones tras la Custodia después de los aplausos del público asistente a la salida del Santísimo Sacramento. Las autoridades civiles de la ciudad también acompañaron a la Custodia tras las autoridades religiosas, encabezadas por el Obispo de la ciudad. El cortejo se dirigió hasta la calle Eduardo Pérez para enfilar la calle Trajano. Allí estaba el primero de los cinco altares que se montaron al paso de su Divina Majestad durante la procesión de ayer. En concreto, el monumento efímero de Coronación se colocó en el número 13 de dicha vía. El mismo, expuesto por el titular de la hermandad San Juan Evangelista, recibió muchas visitas desde por la mañana. Al pasar el Santísimo Sacramento, se detuvo ante el Altar y el Obispo realizó la bendición.  A continuación, el cortejo procesional siguió por la calle Lachambre hasta llegar al Paseo de Almería donde la Sagrada Custodia fué recibida por multitud de personas. Padres y familiares de los niños y niñas que han hecho este año su Primera Comunión y que procesionaron ayer junto al Santísimo, y también muchos cofrades y almerienses que salieron a la calle en esta jornada tan especial que conmemora el día del Señor.
Tras abandonar la vía más céntrica de la ciudad, el Santísimo Sacramento llegó hasta la Puerta Purchena donde se detuvo en el segundo Altar Efímero de la jornada. En concreto, el de otra hermandad que se ha sumado a esta tradición de montar monumentos al paso de la Custodia. La Cofradía de la Macarena montó su Altar a la altura de la farmacia Durbán. El monumento representó a la Santa Beatriz de Silva, fundadora de la orden de la Inmaculada Concepción de las siervas de María en el 500 aniversario del Monasterio de las Puras en nuestra ciudad. El tercer Altar Efímero, montado por la Hermandad de la Soledad, recibió a la Custodia en la Iglesia de Santiago. Por séptimo año consecutivo, la corporación del Viernes Santo rindió homenaje al Santísimo con un monumento que fué presidido por una imagen distinta a la de los años anteriores. La procesión se adentró en la calle de las Tiendas donde su Divina Majestad se paró ante el cuarto de los altares montado por la Santa Cena y que, por cierto, recibió el segundo premio del ’I Concurso de Altares de la Agrupación’. El cortejo prosiguió hasta la calle Mariana, donde visitó al quinto y último Altar, montado por la Cofradía del Silencio y que obtuvo el primer premio del concurso agrupacional. Fué instalado en la fachada lateral del Convento de las Claras. La procesión siguió por Plaza de la Administración Vieja y calle Cervantes hasta desembocar nuevamente en la Plaza de la Catedral donde el Obispo impartió la bendición a todos los asistentes.
05/06/2015 11:14 ppp #. Cristianismo

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris